Seguidores

lunes, 11 de junio de 2012

JORNADA DE ABADEJOS XXL

La semana pasada decidí hacer una salida en la lancha los últimos capotazos a caña por el pedrero me anime mas  a salir y como tenía que mirar nuevas marcas  y de paso sondear algo en busca de marcas.





Como teníamos varias zonas que mirar salimos al amanecer, pues la zona estaba bastante alejada. Cuando llegamos a la zona en cuestión nos dedicamos un rato a sondear para buscar los abadejos lo que buscamos eran manchas de pescado en el fondo. Cuando por fin las encontramos echamos la cañas de jig, estaba vez usamos vinilos de color azul y rosa las cabezas plomada de 90 y 120 gramos la profundidad era un petón que subía bastante que hacia tiempo que lo habíamos encontrado por casualidad y nos gusto mucho así que lo marcamos para probar.

Las mancha que vimos eran patexos , pues nada más echar los vinilos sentí un buen abadejo el cual venía echando patexos, sin parar por la boca ya en la lancha le saque unos cuantos más.



Así que seguimos echando donde la mancha que nos daba la sonda y las picadas no tardaban en llegar, lo malo era que en seguida nos sacaba de la marca así que echar una vez  y volver otra vez a la marca.


                                               Yoni con un buen abadejo.





Carlos con otro buen abadejo

Los abadejos eran grandes, daban algo de lucha pero  lo mejor era que  cuando uno u otro sentíamos una picada para estar todos entretenidos.



Cambiamos varias veces de zona pues lo que buscábamos era mirar las nuevas marcas y la verdad que resultaron todas positivas.

Hacia la una decidimos entrar en puerto para tomar unas cervezas, y comentar  la jornada en risas y cachondeo  pues hacia tiempo que no sentíamos algo de escama y grande aunque sean abadejos.

Aunque lo que más me sorprendió fue la cantidad de patexos que tenían en la boca, en uno conté más 10. Si cuando el pescado está de comer come. Digo esto pues daba igual que vinilo echaras y de que color unas veces eran al azul otras al rosa y así por no decir una infinidad de colores pues estuve pronbando para satisfacer mi curiosidad y daba igual. Lastima que fueran abadejos pues ya podían ser lobas comiendo semejante manjar en fin otra vez será