Seguidores

miércoles, 10 de agosto de 2016

LA TORALINA

La Toralina es la embarcación en la cual suelo salir con mi compañero Yoni. ya que somos socios de ella, él es un gran pescador de lancha y mucha mucha afición yo la verdad que me gusta, pero para ser sinceros como pescar  por el pedrero,  no hay nada parecido pero cada pesca  tiene su encanto.

Cuando no está para pescar por el pedrero como está pasando últimamente con el dichoso nordeste  solemos salir a pescar Brecas ya que su pesca no gusta mucho y sobre todo la forma de como tira el pez.





Esta es nuestra embarcación La Toralina.


La pesca de la Breca no es nada de otro mundo, cada maestro tendrá su forma de pescar el nuestro, es el siguiente, caña fina ya que nos encanta la cañas finas y que doblen, para poder sentir bien el pez, de  linea madre yo suelo tener trenzado en el carrete, suelo usar es el mismo carrete con el que voy  a spinning, por lo que la linea es muy fina. Suelo poner plomo y luego una colada de metro y medio más o menos de 0,22 y un anzuelo del 1, de hayabusa, me gustan mucho estos anzuelos para pescar Brecas,  De cebo pues normalmente solemos ir o con xorrra de agua, o con xorra atómica  está última de pendiendo de si la hemos cogido en mareas anteriores o no. Algunas veces también solemos poner un anzuelo antes del plomo.













Pues nada estas fueron muchas horas y muchas jornadas a las Brecas  a bordo de la Toralina.

Un saludo y nos vemos por el pedrero.




miércoles, 22 de junio de 2016

DAR CON ELLAS

Ya llegó el buen tiempo, y con ello los cangrejos o cámbaros como decimos en mi zona, y con este cebo tan espectacular, no se podía perder  más tiempo sin  ir a pescar, los partes eran muy favorables con una  mar muy buena para pescar, llevaba varios días soplando del oeste, para mi  un factor muy importante, ya que me gusta mucho este  aire para pescar, no se que pasa últimamente pero no soplaba  aire del oeste, tantos días seguidos desde no se cuanto tiempo. Con todo a  favor no se podía perder más tiempo así que cogí los trastos de pesca y me fui  a pescar a boya, con los cangrejos, que había cogido en días anteriores.

El día amaneció con algo de lluvia, pero según pasaba el día terminó con un sol de justicia, no de mi agrado pescar con sol, prefiero los días nublados, estos días con sol no  me deja ver muy bien la boya,  pero como siempre comenté es por gustos.









Como se ve las fotos la mar estaba muy pero muy guapa para pesca. Las caladas estaba preciosas no sabía muy bien cual decir era la mejor.




Cuando llegué a la zona, la mar estaba preciosa, corté medio cangrejo , y para el agua,  no quise macizar ya que cuando suelo llevar este cebo  no suelo utilizar el macizo,   pues me gusta ir moviendo por las caladas para no emballarlos, echo aquí saco dos marcho a otra calada para tentarlos y sacar uno, y así a otro lado  para volver otra vez al mismo punto de partida y volver a empezar. Me gusta mucho pescar así en esta época del año lo encuentro de lo más entretenido ya que no paras, es algo casado pero lo dicho es muy entretenido.








Aquí el resultado de una tarde de lo más entretenido,  con unas chopas muy guapas y un par de botones.
El equipo empleado fue mi caña de boya y su correspondiente carrete, al cual esta vez le puse un trenzado bastante fino. En la colada pesqué con un fluoro carbono de 0.23 una boya pequeña, con su correspondiente plominos  en la colada y de anzuelo un mustand del número 1.Otro dato curioso es que no saqué ninguna boga también es cierto que al no macizar no suelen entrar.



Un saludo y nos vemos por el pedrero.


miércoles, 25 de mayo de 2016

EL NUEVO COMPAÑERO



Pues sí ya tengo un nuevo compañero de pesca, mi hijo Alvaro, que ahora ya quiere ir a pescar por estos pedrero de dios, le dije que lo llevaría por la primavera y verano cuando el tiempo mejorase, así que este sábado pasado, lo llevé conmigo a pescar nada de viajes largos a pescar debajo de casa, como a si fue, ya que tenía miedo de que nos cogiese la lluvia.

Los partes eran de olas de medio metro algo suave para pescar a boya  en algunas zonas pero para ir con él la cuenta ya que no quería correr muchos riesgos con él. 

Cogí los trastos de pescar a boya unos langostinos y un caldero de macizo de sardina y para el pedrero nos dirigimos. La bajadera  al pedrero la bajó sin ningún problema cosa que me sorprendió ya que había sitios un poco complicados en los cuales había muchos sitios en que pincharse  es lo más normal con los artos pero no dijo nada. Ya en el pedrero nos dirigimos a una calada algo cómoda para que pudiera estar pescando.

Este era el estado de la mar. Y la zona a la que fuimos.










Aquí el gran pescador que no dejaba a uno ni coger la caña. 





La mar estaba muy guapa para pescar aunque para mi gusto pecaba de suave pero, cada uno en esto de la pesca es un mundo. Nada más llegar sacamos uno muy curioso pero la cosa no nos pintó muy bien en la calada ya que no sentimos ninguno más así que nos movimos varias veces para dar  con ellos. Lo mejor de la jornada es que no sentimos ni una sola boga y yo que esta vez si  quería que hiciesen acto de presencia para que Alvaro  pescase alguna pero la diosa fortuna quiso que esta vez,  no hubiese por la zona cosa muy pero muy rara. Otro día cuando menos lo espere harán su acto de presencia, eso no lo dudo.

Ya sobre las 6 dimos por concluida la jornada  de pesca,en la cual disfrutamos como niños, encima pescamos,  que más se puede pedir,  el día también  nos acompaño ya que cuando estábamos bajando parecía que estaba tronando.

Este fue el resultado de la jornada de pesca la cual me sorprendió bastante ya que había xaragos muy guapos.












 Un saludo y nos vemos por el pedrero.


jueves, 31 de marzo de 2016

BUENAS SENSACIONES

Tras mucho tiempo sin poder ir a pescar a fondo bien por una causa o bien por otra no había forma de poder pasar un día en la mar.

Una llamada de mi compañero y amigo  de pesca Yoni,  el jueves lo dan perfecto,  solo había un problema no teníamos cebo,  pero eso se solucionó ese mismo día. Nos fuimos a por cebo ya que como comenté en anteriores  entradas me gusta pescar con el cebo que cojo.


Esta vez tocó ir a por xorra catalana o atómica. Como se ve  ya en el vivero. Solo quedaba esperar al jueves










Ya el jueves, la mar prometía estaba perfecta para la pesca que solemos realizar.













Como se ve la mar por momentos estaba un poco pasada pero te dejaba pescar,  ya que estaba bajando,  no teníamos problemas de que nos pillara el agua, ya en la primeros lances al ir llevando el plomo por la corriente y en el momento que ya no lo había es cuando  ya sientes  las picadas de los peces como intentan mordisquean la xorra.




Los sargos eran muy curiosos y luchaban una barbaridad y sobre todo como tenían la corriente a su favor era una delicia la lucha que te estaban dando cuando alguno lograba soltarse,  la verdad que no te importaba ya que la lucha que te había brindado, por librarse del anzuelo, es para recordar.


También llego el momento del pincho, y que pincho lástima de no tener la botella de sidra a mano sino hubiera sido perfecto y no había muchas ganas de ir a casa a por ella. Nos sentamos en una piedra y durante un buen rato nos dedicamos a comer los oricios que estaban riquísimos.

Ya  cuando bajó la mar cambiamos de sitio y nos fuimos a buscarlos a otro lado. 





Más no se puede pedir estaba espectacular.


Nos fuimos moviendo de calada  en calada  ya que no picaban como por la mañana para dar por concluida la  jornada de pesca con muy buenas sensaciones,  sobre todo de que la zonas a las que solemos ir están incluso  mejor que el año pasado.


El equipo empleado para pescar esta jornada por mi parte: Caña la de siempre la norte de 6,60 carrete shimano con linea de 0,40. Y anzuelos del 1,  linea de colada de 0,35 de fluorocarbono, y plomo de 125 a 135 gramos, y por supuesto de cebo xorra.











Un saludo y nos vemos por el pedrero.