Seguidores

jueves, 3 de diciembre de 2020

EL FUTURO PESCADOR

 No sé por donde empezar, mucho tiempo llevo dando vueltas sobre el tema muchas horas pescando y muy pocas veces veo a críos pescando en el pedrero o en las orillas, siempre somos más o menos los mismos por la misma zona algunos ya por desgracia ya no están y otros vamos entrando en años, no veo cantera.

Por mi parte voy metiendo a los pequeños de la familia en el arte de ir a pescar, cuando están en la playa  suelo ir a  coger con ellos algún cangrejo, quisquillas, etcc, otras veces les pido ayuda a coger xorra para ir a pescar,  lo cual les encanta son unos verdaderos expertos.

Ir a sitios fáciles a pescar y muchas horas de paciencia para ir metiendo el gusanillo, por mi parte lo estoy intentando también es verdad que no los obligo, va saliendo de ellos, que quieren ir a pescar conmigo.

Este verano el pequeño  que tiene 7 años,  no paraba de decirme que quería ir a pescar, ya que como ve que suelo ir bastante con el mayor,  me puse  más contento que unas castañuelas. Lo llevé a un sitio muy especial para mí  le conté una historia sobre el lugar.


La zona  es en la playa de Merón a la derecha, me decía un pescador veterano que no recordaba ver a un crío por Ramiro. La verdad es que me sorprendió mucho como  aguantó caminando por el pedrero aunque sea fácil en algunas zonas en otras es algo complicado,  pero indicando por donde tenía que pisar le resulto super fácil. 

El Cuenadal de Ramiro fue la zona que elegí para ir a pescar, dependiendo de los temporales de invierno la mar puede traer la arena o sacarla,  por lo que puede haber una playa impresionante que solo se llega por el pedrero o por la mar. Le conté que Ramiro era mi bisabuelo y el nombre lo tenía porque los montes de arriba del acantilado eran de él.



 

 


Aquí con el pequeño de la familia  el sitio es una pasada, no hay mucha dificultad para llegar  a mi personalmente me trae muy buenos recuerdos de mi infancia, puedes pescar, bañarse etc.... pasas un día que no lo olvidan.


Cuando llegó a casa le soltó a la abuela que la familia  tenía una playa privada que era del abuelo de abuelo.




 Otro lugar  fácil para ir con ellos es a la ría, yo prefiero ir por gema del mar y pescar en la desembocadura ya que estoy más tranquilo,  la zona al no haber muchos  pescadores,  así pueden pescar sin molestar a nadie,  les ayudo a lanzar pero lo demás  son ellos y si pican pues que saquen  el pez,  este verano fueron unas cuantas veces que vi perder un pez,  por no sacarlo bien, pero así aprenden a sacarlo otras veces por tener el fluorocarbono en la mano,  con un algún roce de sacarlo mal por las piedras y romper, otro pez al agua. Todo esto poco a poco van aprendiendo. Ya que lo importante es que les guste y si pescan pues mucho mejor.

Esta vez nos animamos con otro amigo a ir con los críos, los dos tienen la misma edad y son super amigos

Como se ve la zona no tiene mucha dificultad, y van ellos tranquilamente.




Aquí en la ría se esta muy bien para pasar una tarde con ellos. 




No es un gran pez pero para ellos fue como si fuese un XXL



Suele haber algún problema a la hora de sacar el cebo si no tienes cuidado  pero, ellos a su manera lo sacan.


Lo dicho ayuda muy poca que sean ellos los protagonistas. 




Un saludo a todos y nos vemos por el pedreru.

miércoles, 11 de noviembre de 2020

CON MAR GARUCHA COMO LOS DE ANTES

Pescar chopas con la mar garucha  ( en la zona de Argüero, llaman a la mar garucha cuando está muy fuerte) es una tradición que se está perdiendo,  tengo en mis  recuerdos los días de mucha mar,  levantarse por la mañana y oír el ruido de la mar esa señal era inconfundible ese día no se hacía nada solo  pescar,  preparabas  todo lo necesario para ir y llegar el primero, mis padres ya sabía perfectamente que ese día no estaba en casa sino pescando por  Merón, no se si les preocupaba pero sabían perfectamente que solo no estaría  siempre había algún vecino pescando como yo,   no era raro encontrar a grandes pescadores como Lucinio, Miro, Basio,  por el pedrero con la caña en la mano,  estar cerca de ellos pescando era un master en pesca a fondo, como ponían la carnada en el anzuelo, su  forma de lanzar con que naturalidad controlaban la situación, el aparejo  siempre estaba pescando en el sitio justo y cuando venía la quedada ya estaban esperando esa picada inconfundible de tas tas tas,  para llegar a  esto me costo varios años de aprendizaje y  muchos anzuelos, plomos y nylon horas de hacer aparejos no había forma de que quedase en el sitio, lo más importante  sobre todo era saber lanzar bien al lugar adecuado, los pescadores veteranos nos llamaban  los colchoneros ya que decían que estábamos dando a un colchón con el ruido que hacíamos al lanzar......... fueron muchos años de aprendizaje con los maestros,  te enseñaban  a la vez que tu pescabas, y ponías en practica todo lo que aprendías, siempre vas aprender algo  pescando era lo que  me decían y que gran verdad











En esta foto de abajo la se ve donde estoy colocado pescado, no creo que haga falta explicar mucho ya que la foto habla por si sola de lo que busco para pescar.



En esta foto de abajo en la cual también se ve la caña. Vamos a explicar un poco como solemos pescar con esta mar, para empezar la caña que uso es  una norte ya que aguanta bastante plomo, con esta mar o más gruesa suelo usar un plomo de 135 gramos o de 145gr, en el carrete suelo usar es un  shimano big baitrunner un 14000 es un carrete  bastante rápido que es lo que necesito para ciertos  momentos, para lances es perfecto lo malo es que pesa comparado con otros y sumado a lo que pesa la norte los hombros lo van notando. Del plomo al  anzuelo solemos dejar sobre brazada y media.(Plomo y luego hacemos un braza y media de nylon y ponemos el anzuelo). En cuanto a grosor pues suelo pescar con 035 o 040 según vea el sitio si  hay mucha piedra o poca. El anzuelo pues el 1 es el que mejor resultado me suele dar con mucha mar ya que tengo que poner más carnada por  el estado de la mar.

De cebo lo que mejor es xapa blanda  es lo mejor que hay sobre todo de Junio a Octubre,  pero si no la tienes con cangrejos de la ría son tan eficientes como los otros no son iguales pero valen. A mi siempre me gusta llevar xorra atómica, si durante los 15  días anteriores pasó otra marejada  es de lo mejor que hay para pescar..

Los cuadrados son las zonas a las que suelo lanzar. Dependiendo del estado de la mar si está a bajamar o subiendo.









.



Como se ve en la foto a la izquierda el cebo fue xorra y cangrejo de la ría.  

Un saludo y nos vemos por el pedreru. 

martes, 21 de abril de 2020

OSCURADA

Típico día de verano que amanece nublado, miras los partes todo perfecto metro y poco,  sigues dandole vueltas a tu cabeza a donde puedes ir a pescar si no hay ningún contratiempo, bajamar de 22.00 perfecto para la zona que pienso,  voy a ver la mar a debajo casa a Meron, me paso un buen rato observando la mar la ola periodo etcccc ..........  pues si sigue igual de tarde se puede intentar ir hoy a las lubinas.

De todas las pescas que suelo realizar a lo largo de la temporada la de ir al pedrero con pulpo, o  pescar con mucha mar son mis favoritas, pero esta del pulpo tiene unas condiciones muy pero muy especiales, se necesita varios condicionantes para que cuadren todo es bastante complicado. Los días de verano me gustan ya que son largos y oscurece tarde, suelo hacerlo de varias maneras.



Voy unas horas antes del oscurecer pero la marea tiene que ser de bajamar de 8 o de 9 para pescar un par de horas  antes de bajamar y durante la plea. Esta pesca es rápida pescas un par de horas y a casa.

Esta otra es un poco más laboriosa, ya que sueles pescar casi toda la noche en diferentes sitios, debido a que cada calada necesita su agua.






Las caladas que busco son piedras que quedan algo descubiertas al bajar la mar que  la zona tenga algo de laminaría.

Esta calada en cuestión necesita una bajamar algo curiosa para poder pescar con las piedras descubiertas, tanto a la derecha como a la izda.

Esta zona me gusta ya que hay piedras, al ser una buena bajamar quedan al descubierto, las otras caladas no tienen casi agua, por lo que me decanto siempre por esta calada para pescar unas horas y de aquí a otras para terminar en la playa.

La noche perfecta típica noche de verano nublada plomiza que piensas que va a llover en cualquier momento o que viene la tormenta, ya en la calada lanzo a un lado de la piedra por su parte derecha ya que si la siento y tiro hacía mi no puede rozar. Cuando estoy pescando me gusta sentir las chopas con el pulpo incluso alguna se suele pescar, de esta forma pienso que hay vida en donde estoy pescando.

Las primeras picadas no tardan, no tiran hacia fuera sino todo lo contrario vienen hacia mi incluso alguna se quedo casi en seco.

No suele ser normal lo de estar sintiendo casi toda la noche, en la misma calada, creo que se mueven buscando comida o rumia y dependiendo de esta van en una dirección u otra, y si esta se queda un rato por la zona ellas también.


Cambio de sitio ya que la zona donde estoy voy a quedar encerrado, llevo casi una hora larga  sin sentir nada por lo que decido cambiar.

Llego a la 2 calada, lanzo y no tardó ni dos minutos cuando siento una, vaya jornada no me lo puedo creer, lucho un rato con ella, la canso cuando veo que no tira voy recogiendo, prendo la linterna cuando la tengo casi al lado.
Vuelvo a lanzar y nada, tras un buen rato otra y así casi toda la marea. Me voy moviendo en dirección a la playa y parece que ellas también.

Muy pocas veces me ocurre de dar con ellas de esa manera, y que estén tan activas. Y en una misma calada sacar la pareja ya me pasó alguna vez no muchas pero alguna así como en esta ocasión que saqué varias en caladas distinta muy muy pocas.









Un saludo y nos vemos por el pedrero.

viernes, 3 de abril de 2020

CONTRA VIENTO Y MAREA








El año pasado fue una campaña bastante atípica por muchos motivos no pude ir a pescar todo lo que uno quería.
Una de las que mas recuerdo fue esta en la que como bien dice el título de la entrada contra viento y marea, el viento reino en ese día no estaba planeado pero si había mucho viento, son de esos días en que ves los partes que son favorables la mar está perfecta para practicar la pesca y cuando te levantas ya notas algo raro ese viento que sopla ves la mar y notas algo, pero ya que te levantaste quedaste con el compañero de pesca y lo tienes todo preparado pues nada a pescar se ha dicho. Son de esos días en los que si pescas eres un crack pero si vas a casa con un blanco comentas viste que viento había.


Nuestra primera opción resultó todo un desastre no había forma de pescar cómodo, tener la caña en la mano era todo un suplicio te la llevaba para un lado daba igual la postura y no digamos pescar así  con la boya es todo una odisea no para en el sitio. Aún así se echaron unos cuantos lances pero al rato empecé a recoger la caña no podía pescar en esas condiciones, y mi compañero estaba haciendo lo mismo, tras un buen rato de caminata, hacia el  coche empezamos a pensar en dejarlo para otro día, son de esos días que empiezas a rebuscar y a pensar en sitios en los que crees que no puede darte el aire, para estos casos suelo tener unos apuntes y mapas que suelo llevar siempre en el coche, en el que anoto casi todas las salidas en lugar, hora estado de la mar etcc.....   notas de sitios en los que me gustaría probar o caladas que vi y  también muchas veces nos dedicamos unas horas a buscar nuevos sitios.

Pues esta vez recordamos de un lugar el cual estaba bastante protegido del aire no lo conocía, de pescar si de estar allí mirando y me gusto  mi compañero tampoco lo conocía de pescar, alguna vez me contó que pesco cerca y que también le gusto la zona, pues ya estaba todo dicho o allí o para casa






Ya en la calada me gustó bastante y sobre todo lo más importante que se podía pescar cómodamente sin aire y eso era un alivio.









 La mar para practicar la pesca  estaba bien, no había ningún problema en ese sentido sino que los peces les diesen por picar.











Está es la calada de la cual me quedé prendado, nunca me había pasado un cosa igual, era como la entrada de un túnel,  como se ve en la imagen tenía que lanzar pegado a la piedra la boya se empezaba a mover para el medio y pasando la entrada era donde las picadas eran continuas, estos cuando los tenías ferrados tiraban como misiles  para dentro lo que se complicaba bastante sobre todo cuando venía los cachones.








La boya se ve en la imagen.

















Cuando venía la serie y tenías un pez se complicaba bastante la cosa, alguno que otro se soltó otros lo rompieron todo.















La jornada fue de lo mas entretenida cuando uno tenía la boya en el sitio el otro empezaba a echar la boya así sucesivamente, con bastante sincronización por nuestra parte no había respiro, cuando tenía uno cuando otro cuando partía todo por el roce con las rocas cuando se te soltaba, son de esas jornadas que recuerdas por eso, incluso en otras ocasiones el pescado deja de comer un rato aquí era continuo  no hacíamos más que ver platear debajo si entrasen a comer con la corriente y saliesen con ella.




Son de las pocas veces que marchamos pescando, había que subir, el día había sido largo  por mi parte no había comido el bocadillo,  no me había dado tiempo a comer por la actividad.






.  

Para esta jornada el material que usamos fue de cebo, langostinos, macizo de ancho y de bonito suelo mezclarlo, aunque soy mas del de bonito, de cañas pues yo por mi parte está vez me lleve la Shimano 0ceanic  esta caña que es bastante antigua, no es que sea un cañón, pero  para pesar largas horas me gusta ya que no pesa, en comparación con la que llevo mi compañero la Arcadia Veret la roja, que también tengo pero esta vez me decanté por está,  de sacar un pez con una y con la otra es como el día y la noche pero disfruté muchísimo con ella.  Los carretes pues los dos pescamos con un Shimano Rarenium ci14. De linea pues como siempre 0,21 y 0,23,  boyas y anzuelos numero 1 y 2 de Mustad 505. No suelo usar nada más.









Un saludo y nos vemos por el pedrero.


PD. YA QUEDA POCO DE ESTE CONFINAMIENTO EN BREVE ESTAREMOS PESCANDO UN SALUDO A TODOS Y MUCHO ANIMO A TODOS,




















miércoles, 22 de enero de 2020

LA MEXONA




De todos los sitios en los que he pescado y son ya muchos hay uno que es para mi especial, solía ir con 10 años en compañía de mi padre y su tío, dos pescadores de barbadas excepcionales, entrabamos por Merón para ir a la Mexona de allí otra vez a dar la vuelta pescando, la verdad que era un tute pero cuando uno era joven lo hacía sin ningún problema, me daba tiempo a todo,  a correr por la piedras ayudarles,  dar la vuelta y avisar a mi madre lo que se estaba pescando, volver otra vez con ellos, a pescar unos pulpos y barbadas.

Esta es una foto de la Mexona vista desde el pedrero de Careñes.

La Mexona tiene su nombre al agua que cae al lado de una llastra, todo el agua proviene  de  una riega que cruza medio ARGÜERO. Por lo que siempre más o menos cae agua. Al llegar al sitio en cuestión hay un cuenadal, cruzarlo es peligroso por el verdín que tiene del agua, pero al pasarlo llegas a una llastra. 

El paso es algo difícil, solamente hay que tener cuidado de que no se te cierre ya que a media marea cierra.

Como os comentaba anteriormente, me gusta esta zona no porque la conozca sino por la variedad de modalidades  de pesca que uno puede realizar,  puedes ir con las cañas de spinning, la de fondo y boya, tienes las tres opciones y a cual mejor.



Esta vez me decante por ir a pescar con la caña de fondo, que para estos menesteres suelo usa la norte, de cebo había cogido algo de xorra atómica, al  ir con tiempo, voy mirando  por los pozos donde suelen descascar las sapas. Por lo que no es difícil llegar al sitio y tener medio bote de ellos.





La mar no estaba como más me gustaba pero había que intentarlo. Por la sombra de esas piedras alguna podía haber. De echo alguna sentí y otras la eche al agua ya que no era  de gran porte.






No os voy a explicar más sobre la zona las fotos creo que hablan por si solas. Es un fondo de arena todo ello  que es lo que suelo andar buscando para pescar, prefiero con muchas más mar pero como en los días anteriores había pescado alguna furagaña y lubina pues me animé un poco a ver si seguían por la zona. Días con más mar esta zona es impresionante.






Un saludo y nos vemos por la MEXONA.



miércoles, 11 de diciembre de 2019

SU PRIMERA GRAN LUBINA



Hay ocasiones en que  tienes  todo favorable y no pescas o no sientes un pez, suelen ser muy pocos ya que normalmente cuando se dan las condiciones  se suele pescar.
Los factores desde mi punto de vista son siempre fundamentales. Esta lubina fue pescada a finales de verano un día de esos en los que la bajamar es sobre las 22.00  horas , día de nube,  no sabes muy bien si te va llover o no y si se  pone echa a temblar. La mar  perfecta un metro largo pasado,  perfecta para pescar con pulpo, una buena  frecuencia. De esos días suele haber muy pocos en verano y cuando se dan estos factores es raro que no vaya a tentar a las lubinas por la zona, de Argüero que es donde vivo ya tengo la casa a tiro de piedra del pedrero.

Como tenía pensado volver antes de oscurecer me lleve a mi hijo Álvaro,  el cual siempre está dispuesto acompañarme a pescar.



La zona donde nos pusimos a pescar es una zona  que la conozco perfectamente ya que con su misma edad, ya bajaba a pescar con mi padre y la familia, de echo el nombre que tiene es el CUENADAL DE RAMIRO dicho nombre viene porque, Ramiro que era mi bisabuelo, tenía una cantera de piedra y montes que dan al pedrero.


 El fondo suele ser de arena y piedras con laminaria,  no es siempre igual ya que con los temporales de invierno y primavera cambia, pero si tiene arena a finales de primavera hay arena todo el verano,  de todas las caladas que hay siempre  pesco en la misma  a una piedra que aflora a bajamar, no hay que lanzar mucho pero si saber a donde tiene que  caer el pulpo  siempre a su sobra.





Fue caer en el sitio y decir si no la hay aquí hoy  no la hay en todo el Cantábrico. Como decía anteriormente las condiciones eran inmejorables. No había pasado ni dos minutos le paso la caña a mi hijo para que vaya aprendiendo a tenerla en la mano cuando me dice que le esta picando no le hice mucho caso ya que estaba preparando otro tentáculo de pulpo, le comento que tiré y es cuando veo la caña en escuadra, me pasa la caña todo nervioso y que lo saque yo que él baja a por ella al agua, fueron unos minutos preciosos de lucha, me gusta cansarlas por fuera para cuando veo que salen a flote estas se ponen de   lado  está rendida,  es cuando  le pasé otra vez la caña para  que la sacara él, cuando están tan  casadas son igual que tablones en el agua van a donde tu digas con la caña,  lo único que tenía que hacer era mirar por donde la quería sacar.



Como suele ser habitual volvimos a lanzar otra vez a ver si por un casual andaba la pareja por la zona pero esta vez no pudo ser, en otra entrada hablaré de ello y lo que me ocurrió.


Antes de oscurecer nos marchamos para casa ya que  tenía unas ganas de enseñar su primera lubina en casa. Fue una jornada especial para él, pero lo  que guardo en mi cabeza es lo de siempre esos factores  meteorológicos para  pescar que influyen y mucho en las jornadas  puede que un día no se pesca, pero suelen ser los que menos, con una mar con unas determinadas condiciones, el día no tiene que ser de esos de sol, bajamar de tarde, esta  zona en concreto requiere esas condiciones puede que con  otras pesques no lo discuto pero normalmente es lo contrario.



El fotógrafo no fue muy sutil que digamos recortando la lubina y sus dedos .


 Un saludo y nos vemos por el pedreru