Seguidores

martes, 15 de septiembre de 2015

XORRA ATÓMICA.



Todos los grandes maestros pesqueros que había por mi pueblo y con  los cuales compartí grandes tardes de pesca siempre me decían lo mismo tan importante es saber pescar como saber coger el cebo adecuado para cada pesca. Pues esto último lo llevo casi al pie de la letra  y siempre estoy  aprendiendo, pero coger cebo es una de mis debilidades me paso mas tiempo preparando el ir a por cebo que pescando, y sobre todo lo que más tiempo me llevo en todos estos años,  fue saber conservarlo durante mucho tiempo para futuras  salidas.

Esta vez me fui con el nuevo compañero de pesca,  mi hijo Alvaro al cual le quiero enseñar es arte de saber coger xorra y cuales son los sitios mejores para ello, como comenté antes a mi me enseñaron a cogerla y yo enseño a otra generación a cogerla luego el sabrá o no que hacer con esta lección. Nos fuimos a la playa a primeros de Agosto que había  unas grandes mareas para poder coger xorra, la cual suelo ir siempre que puedo en grandes bajamares para guardarla en el vivero y así poder ir a pescar con ella como así fue, ya que con esta xorra hice una salida de pesca una semana después,  pero eso será en el próximo post.










 No hubo mucho que explicar me puse un poco, después de observar la zona ya que no todas son buenas las hay muy pero muy buenas para cogerlas ya que enseguida se escapan por eso me gusta buscar alguna piedra en la cual no puedan ir para abajo.

Aquí ya se le ve cogiendo xorra, le expliqué que no es todo cogerla sino también es muy importante que esté entera ya que si le falta un trozo no vale pues suelta un liquido que nos puede matar a las otras si la metemos en el vivero si es para pescar el mismo día vale, pero no para guardar me dediqué mas tiempo a ir mirando lo que metía en la caja que a otra cosa pero en fin hay que ir aprendiendo.





















 

Lo que más le llamó la atención es lo grandes que pueden ser.



 Bueno pues esto fue un día con mi hijo Alvaro a xorra, el cual tenía muchas ganas de ir, siempre me oía en casa lo de ir a por cebo, y lo veía en el vivero así que me preguntó si podía ir conmigo a por cebo, pues a venga a por cebo y haber si aprendes y vaya si aprendió. Ahora no para de preguntar cuando volvemos, claro en agosto en muy guapo estar en bañador y con sol, pero ahora que entra el otoño ir un día lloviendo no es para él. (No te preocupes que volveremos) siempre se lo digo.

Un saludo y nos vemos por el pedrero.