Seguidores

miércoles, 30 de septiembre de 2015

PESCANDO CON MAR FUERTE. PARTE I



Pues si pescar con bastante mar a fondo,  es una debilidad que tengo, cada vez que veo los partes con mar de fondo,  con olas de más de dos metros, vientos de oeste,  me da un regusto por el cuerpo y no pienso en otra cosa que no sea en coger la caña y marchar para el pedrero a tentar a las chopas y las lubinas, ya que me encanta pescarlas con muchísima mar.


Los partes estaban dando bastante mar así que como ya tenía cebo xorra que la había cogido anteriormente con mi hijo, tenía pensado ir a  pescar cerca de casa como lo solía  hacer antiguamente pero siempre uno piensa que en otros sitios hay más y mejor, pero últimamente por unas razones u otras hacia tiempo que no pisaba esa parte del pedrero así que, cogí mi vehículo para estas escapadas de pesca extrema, ( mi vieja y querida moto)  y me fui para el pedrero  la zona la conozco bien, pero  hay que tener mucho cuidado con la mar cuando está así. el mínimo descuido y en un abrir y cerrar de ojos te puede llevar la mar no es la primera vez ni será la última que me da un susto pero ya con los años se va uno poniendo en sitios más seguros.










Estas son algunas zonas por las que estuve, como se ve , la mar está bastante movida.




Aquí encarnando la xorra que había cogido días antes.




Estas  xapas blandas,  las fui cogiendo según caminaba por el pedrero,  son un majar para los peces y no las podía dejar,  estaban blandas pero blandas y las otras les faltaba poco para quitar su cascara.





Esta me dio una lucha muy pero muy interesante,   con la mar que había me costó bastante sacarla y ella por su parte puso resistencia queriendo ir a unas piedras para intentar zafarse,  pero con algo de suerte está vez gane yo.




El equipo empleado para pescar con esta mar es el de siempre mi caña norte de 6,70 carrete shimano, con linea madre de 0,35. Para la linea del anzuelo y el plomo un 0,35 pero distinto al de la linea madre, el anzuelo del 1 marca hayabusa, de plomo el número 2 y 3 dependiendo de la  zona ya que en algunas caladas me gusta que me lo lleve la corriente para ir poco a poco tensando y en otras no por lo que suelo ir cambiando los pesos de los plomos que oscilan de 125 y los 135 gramos.

 
Pues nada esto fue la pesca que hice un día con mucha mar en un par de horas debajo casa, disfrute como un enano por esas piedras que tantas alegrías me dieron y me siguen dando.

Un saludo y nos vemos en el pedrero.

En breve con mucha mar parte II